BlogBlog go back
  • 1
  • April
  • 2013

Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)

Published by Miquel Fortuny in Civil Law 1 comments
Economist & Jurist - Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)

En este artículo se analizan los requisitos y modus operandi para la incapacitación de personas. 

 

ÍNDICE

 

1. Regulación legal sobre los requisitos para ser incapacitado.

2. Tutela y Curatela: régimen legal y requisitos para ser nombrado tutor. Especial mención a la situación de auto-tutela.

3. Necesidad de autorización judicial para realizar determinados actos en nombre del incapaz por parte del tutor.

4. El apoderamiento preventivo

5. Procedimiento judicial de incapacitación en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Medidas cautelares en beneficio del incapaz y el Defensor Judicial.

6. Formulario de demanda de incapacitación.

7. Legislación, Bibliografía y Fuentes.

 

1.- Regulación legal sobre los requisitos para ser incapacitado.

 

La incapacitación, conforme a la terminología utilizada por nuestro Código Civil, es el estado jurídico, constituido por una sentencia judicial, en el que se encuentra una persona aquejada por una enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico o psíquico que le impide gobernarse por sí misma.

 

En concreto el art. 200 del Código Civil declara que “Son causas de incapacitación las enfermedades o deficiencias persistentes de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse por sí misma.” Debe señalarse también, con carácter general, que la dignidad de la persona y el libre desarrollo de la personalidad son, de conformidad con el artículo 10.1º de la Constitución “fundamento del orden político y de la paz social”, por lo que la incapacitación ha de fundamentarse siempre en que sus causas sean las estrictamente necesarias para la protección de los intereses del incapaz.

 

En cuanto a las causas y requisitos para ser declarado incapacitado, el Código Civil se refiere a enfermedades tanto físicas como psíquicas, si bien, según la doctrina clásica y contemporánea, sólo las enfermedades o deficiencias de carácter psíquico deberían fundamentar la declaración de incapacitación, ya que las enfermedades físicas, con los avances de la Medicina y el Derecho, no producen limitación alguna en la capacidad de obrar, salvo algunas enfermedades de naturaleza sensorial.

 

Aun cuando la Ley establece como causas de incapacitación toda suerte de enfermedades o deficiencias psíquicas, dentro de éstas, la doctrina y jurisprudencia han reconducido dicho conjunto a dos grandes categorías: los desequilibrios psíquicos, y los deficientes mentales. En una tercera categoría, totalmente diferenciada, se sitúan las situaciones de pródigo, en cuyo caso, además, también estará presente la protección de la familia del sujeto.

 

Como requisitos de nuestro Código Civil para la declaración de incapacitación, señalaremos:

 

(i) La persistencia de la enfermedad o deficiencia que impide el autogobierno del presunto incapaz, entendiendo que dicha enfermedad debe tener cierta duración, continuidad o permanencia en la sintomatología, si bien no necesariamente debe ser incurable.

 

(ii) La ausencia, o en su caso, deficiencia, del autogobierno, que viene referido, en sentido negativo, a la ausencia de posibilidad, habilidad o facilidad de entendimiento.

 

2.- Tutela y Curatela: régimen legal y requisitos para ser nombrado tutor. Especial mención a la situación de auto-tutela.

 

El art. 215 del Código Civil dispone que la guarda y protección de la persona y bienes, o bien solamente de la persona o de los bienes de los incapacitados se realizará, cuando proceda, mediante:

 

a) La tutela.

b) La curatela.

c) El defensor judicial.

 

La diferencia fundamental entre la tutela y la curatela reside en que el tutor es el representante legal del incapacitado con carácter estable, mientras que el curador, si bien tiene también estabilidad, limita sus funciones a complementar la capacidad del sometido a curatela, sin sustituirlo ni ser propiamente su representante. En este sentido, la Sentencia que declare la incapacitación, deberá concretar suficientemente los límites de la incapacidad.

 

La regulación actual de la tutela en el Código Civil instaura un sistema de tutela de autoridad, que se constituye y controla judicialmente. Por tanto, el nombramiento de tutor debe realizarlo el juez atendiendo inicialmente al orden de preferencia establecido en el art. 234 del Código Civil, que establece que preferirá las siguientes personas:

 

1. El designado por el propio tutelado, conforme al párrafo segundo del artículo 223.

2. Al cónyuge que conviva con el tutelado.

3. A los padres.

4. A la persona o personas designadas por estos en sus disposiciones de última voluntad.

5. Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el Juez.

 

Conviene recordar, que el orden del art. 234 del Código Civil no es vinculante para el Juez, que habrá de atender a la regla general de designar tutor a la persona que represente el mayor beneficio para el tutelado, puesto que la expresión legal “preferirá” es flexible y distinta a la que el Código utiliza para imponer un orden de prelación vinculante.

 

Asimismo, en Cataluña, la guarda y protección de los incapacitados se regula en el Título II del Código Civil de Cataluña, relativo a las instituciones de protección de la persona. La designación de tutor corresponde a la autoridad judicial si no existe ninguna persona designada por un acto de delación voluntaria. Si el tutor no ha sido designado por el propio presunto incapaz en un acto de delación voluntaria, el artículo 222-10 señala el orden de delación judicial para la designación de las personas que vayan a ser nombrados tutores, y que será el siguiente:

 

a) El cónyuge o el conviviente en pareja estable de la persona incapacitada, si existe convivencia.

b) Los descendientes mayores de edad de la persona incapacitada.

c) Los ascendientes del menor o incapacitado.

d) En caso de muerte del progenitor del menor o incapacitado, el cónyuge o el conviviente en pareja estable de aquel, si convive con la persona que debe ser puesta en tutela.

e) Los hermanos del menor o incapacitado.

 

No obstante, de forma similar a lo establecido en el derecho común, se prevé explícitamente que el orden de prelación pueda ser alterado por el Juez, si bien la norma exige para ello resolución motivada.

 

Cabe señalar por tanto, la figura de la auto-tutela o delación voluntaria, regulada en los arts. 223 y siguientes del Código Civil, y 222-4 a 222-9 del Código Civil Catalán. Dichas delaciones vincularán al Juez, al constituir la tutela, salvo que el beneficio del menor o incapacitado exija otra cosa. En el Código Civil Catalán, como hemos comentado, también tendrán preferencia, salvo que no procediese su nombramiento o si se excusa o cesa por cualquier causa. En estos casos la propia persona con capacidad de obrar suficiente, toma conciencia de una futura incapacidad, y puede decidir quién velará por sus intereses en el futuro. La persona, mediante escritura pública, puede nombrar tutor, establece órganos de control o fiscalización de la tutela y el modo de ejercitarla, así como otras disposiciones sobre su persona o bienes. También puede contener disposiciones negativas, fijando aquellas personas que la persona no desea que sean su tutor. En todo caso, el notario debe comprobar la capacidad de la persona, indagar su voluntad, y adecuarla al ordenamiento jurídico para que produzca sus efectos. Dicha escritura pública deberá ser inscrita en el Registro Civil, y desplegará únicamente sus efectos cuando el Juez declare la incapacitación, en la que tendrá en cuenta la voluntad recogida en la escritura pública de auto-tutela o delación voluntaria.

 

3.- Necesidad de autorización judicial para realizar determinados actos en nombre del incapaz por parte del tutor.

 

En materia de tutela, se ha establecido tradicionalmente una diferencia entre el sistema de tutela de familia, con un clara intervención familiar, y el sistema de autoridad, con prevalencia en la figura del juez. Sin embargo, en la práctica, ninguna de estas figuras se da con total pureza, ya que en mayor o menor medida se da entrada a la autoridad judicial o a la familia, respectivamente.

 

En este sentido, tanto el Código Civil (art. 271) como el Código Civil de Cataluña (art. 222-43) señalan la necesidad de autorización judicial para la validez de determinados actos del tutor, estableciendo una lista de actos que a priori pudieran resultar gravosos para el patrimonio del tutelado, dando entrada a la autoridad judicial como garante de los intereses del incapaz.

 

Estos actos son, en régimen común, los siguientes: i) el internamiento del  tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial; ii) la enajenación o gravamen bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios de los menores o incapacitados, o celebración de contratos o actos que tengan carácter dispositivo y sean susceptibles de inscripción (a excepción de la venta del derecho de suscripción preferente de acciones); iii) la renuncia de derechos y la transacción o el sometimiento a arbitraje de cuestiones en que el tutelado estuviese interesado; iv) la aceptación sin beneficio de inventario cualquier herencia, o el repudio de ésta o las liberalidades; v) la realización de gastos extraordinarios en los bienes; vi) la interposición de demandas en nombre de los sujetos a tutela, salvo en los asuntos urgentes o de escasa cuantía; vii) la cesión de bienes en arrendamiento por tiempo superior a seis años; viii) la entrega y constitución de préstamos de dinero; ix) la disposición a título gratuito de bienes o derechos del tutelado; x) la cesión a terceros de los créditos que el tutelado tenga contra él, o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

 

La legislación catalana, por su parte, establece su propia lista de supuestos en este sentido, siendo un poco más permisiva que la legislación común (permitiendo, por ejemplo, la celebración por el tutor de contratos de arrendamientos sobre bienes inmuebles del tutelado con un plazo máximo de quince años, y no seis como establece la legislación común).

 

En el Código Civil español de 1889 se estableció la figura jurídica, ya derogada, del Consejo de Familia, como órgano colegiado que tenía la dirección de la tutela. Actualmente, esta institución jurídica no existe en derecho común, pero cabe señalar que la legislación autonómica catalana (art. 222-54 del Código Civil de Cataluña) establece lo que se ha denominado Consejo de Tutela, con una función similar al antiguo Consejo de Familia de derecho común, que una vez instituida por el juez, puede compartir ciertas competencias con éste en relación al tutelado.

 

4.- El apoderamiento preventivo

 

Sin perjuicio de lo indicado hasta el momento, en ocasiones resulta poco práctico iniciar el procedimiento judicial de incapacitación, bien porque la pérdida de la capacidad no se produce de forma inmediata, sino paulatinamente, o bien porque dicha situación de capacidad es transitoria. En estos supuestos, y a fin de cubrir dichas situaciones intermedias de desprotección, resulta común acudir al apoderamiento como instrumento de previsión de la propia incapacidad.

 

La Ley 41/2003, de 18 de noviembre, de protección patrimonial de las personas con discapacidad, modificó en este sentido el artículo 1.732 del Código Civil, referido a la forma de extinción del mandato, incluyendo la posibilidad de que el mandato subsista a pesar de la concurrencia de incapacidad sobrevenida en la persona del mandante, sea ésta declarada judicialmente o no. La legislación catalana también contempla este supuesto en el art. 222-22 del Código Civil Catalán. En ambas normativas, se distinguen dos tipos de apoderamientos:

 

a) El apoderamiento que surte efectos desde la fecha de su otorgamiento, con subsistencia de efectos, a pesar de la incapacidad sobrevenida.

b) El apoderamiento ad cautelam, otorgado en previsión de incapacidad del mandante/poderdante, y que surtirá efectos desde la concurrencia de la incapacidad.

 

Si bien la ley no define esta figura jurídica, la doctrina (Fernández Lozano)[1] entiende este apoderamiento preventivo como “el negocio jurídico por el que una persona, en previsión de su –conocida o no- posible incapacidad, otorga a favor de otra u otras personas para que la representen, incluso después de sobrevenida ésta, y hasta que se declare su extinción por el Juez tras la declaración judicial de su incapacidad”. El poder preventivo, a diferencia de la figura de la auto-tutela descrita anteriormente en este artículo, no incide en la esfera del estado civil del sujeto, ni altera su capacidad de obrar, centrándose principalmente en el ámbito patrimonial, de modo que, por tanto, tampoco impide per se el procedimiento judicial de incapacitación, en caso de ser necesario, ni tampoco pierde su vigencia tras dicho procedimiento, si bien el Juez, en el procedimiento, puede acordar su extinción en el momento de constitución de la tutela, o en un momento posterior, a instancia del tutor.

 

En la praxis jurídica, constituye un supuesto común el otorgamiento de este tipo de poderes por parte de padres de edad avanzada, que en uso de sus facultades y en previsión de un estado de incapacidad próximo (ya sea con motivo de la propia edad o de enfermedad), en favor  de sus hijos o de su cónyuge para que los representen y actúen en su nombre a futuro, cuando la incapacidad sea ya efectiva.

 

El principal problema que surge en la práctica es la determinación de que la persona que otorga el poder esté en pleno uso de sus facultades mentales. A fin de dar solución a este problema los Notarios suelen mantener una entrevista con el poderdante a fin de emitir un juicio sobre su capacidad, y así proceder al otorgamiento. En caso de dudas, el Notario podría llegar a solicitar incluso un certificado médico del poderdante. En cualquier caso, si el Notario ve de forma clara que dicha persona carece de capacidad de obrar necesaria no procederá al otorgamiento, y las personas con legitimación activa para ello deberán iniciar el procedimiento judicial correspondiente.

 

En caso de que en fecha posterior al otorgamiento del poder, se inicie un procedimiento judicial de incapacitación en el que se designe a un tutor, los actos realizados anteriormente por el apoderado tendrán plena validez (incluso aquellos que se hubieran llevado a cabo sin la autorización judicial pertinente según lo dispuesto en la ley). En cualquier caso, el tutor designado, en el ejercicio de su cargo, como se ha comentado, tendrá la facultad de revocar este poder, e incluso podrá anular los actos que se han realizado con causa en el apoderamiento siempre y cuando éstos sean lesivos para el, ahora ya, tutelado, en el plazo de 4 años. (art. 222.46-2 Código Civil de Cataluña). En cualquier caso, la figura del apoderamiento y de la tutela no son incompatibles entre sí, pudiendo coexistir y complementarse siempre en beneficio del incapacitado.

 

5.- Procedimiento judicial de incapacitación en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Medidas cautelares en beneficio del incapaz y el Defensor Judicial

 

La Ley de Enjuiciamiento Civil regula en su Capítulo II los Procesos sobre la Capacitación de las Personas, que regirá todo el procedimiento judicial de incapacitación.

 

1) Interposición de la Demanda. (art. 757)

Pueden promover la declaración de incapacidad el presunto incapaz, el cónyuge o pareja de hecho, los descendientes, ascendientes o los hermanos del presunto incapaz. Asimismo, cabe señalar la relevante función del Ministerio Fiscal, que tiene facultades para promover las actuaciones necesarias, para el caso de que las personas descritas no existieran o no lo hubieran solicitado. Cabe señalar que también regirán el proceso la Convención de Nueva York, cuyos artículos más relevantes son los arts. 12, 13 y 14. En la misma se establece que el Ministerio fiscal deberá concretar por qué se solicita la determinación de capacidad (causa) y para qué se solicita (motivo).

 

2) Comparecencia y vista. Audiencia y pruebas preceptivas (arts. 751, 752, y 759).

Especial relevancia tiene la prueba en este tipo de procesos. El art. 759 LEC establece la obligatoriedad de practicar, en los procesos de determinación de la capacidad, aparte de las que puedan practicarse de acuerdo con el art. 752 LEC, tres medios de prueba tasados: la audiencia de los parientes más próximos del presunto incapaz, el examen personal de este por el Tribunal y el dictamen pericial, en el cual el informe médico forense es fundamental.

 

3) Sentencia

La sentencia que declare la incapacidad o prodigalidad tiene naturaleza constitutiva, ya que crea el estado o situación jurídica inexistente con anterioridad a ella, y produciendo efectos ex nunc. El art. 760 de la LEC exige que la Sentencia determine la extensión y límites de la incapacitación, el régimen de tutela, la persona o institución en quien recaiga el nombramiento, los mecanismos de control para su desarrollo, la duración temporal de los apoyos y su revisión, entre otros.

 

Asimismo, el art. 762 LEC prevé la toma de medidas cautelares, que serán de aplicación cuando el Juez tenga conocimiento de la existencia de posible causa de incapacitación en una persona, y podrá adoptar de oficio las que estime pertinentes para la adecuada protección del presunto incapaz o de su patrimonio, poniendo en conocimiento del Ministerio Fiscal para que promueva, si lo estima pertinente, la incapacitación. Tres son las cuestiones a que se refiere esta norma: i) la legitimación para tomar medidas; ii) el tiempo en el que pueden solicitarse; y iii) el procedimiento común que debe seguirse para que el órgano judicial se pronuncie sobre su adopción.

Las medidas cautelares pueden adoptarse de oficio y a instancia del Ministerio Fiscal, y de quienes se hayan constituido como parte en el proceso de incapacitación

 

 

6.- Formulario de demanda de incapacitación.

 

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE [ ]

 

Don [ ], Procurador de los Tribunales, en nombre de Don [ ], según acredito con copia del poder que acompaño, con el ruego de que se me devuelva, previo su testimonio en autos, ante el Juzgado comparezco y, como mejor proceda en derecho, DIGO:

 

Que por medio del presente escrito y en la representación que ostento formulo DEMANDA DE JUICIO VERBAL PROMOVIENDO LA DECLARACIÓN DE INCAPACITACIÓN DE Don [ ], hijo de mi representado, mayor de edad, soltero, domiciliado en la ciudad de [ ], calle [ ], número [ ]. Apoyo la demanda en base a los siguientes hechos y fundamentos de derecho:

 

HECHOS:

 

PRIMERO.- Mi representado tiene plena legitimación para promover la incapacitación de que se trata, con arreglo a lo prevenido en el artículo 757,1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por ser padre de la persona de cuya incapacidad se trata. Extremo éste que acreditamos con la aportación al presente escrito del certificado de matrimonio entre mi representados y Doña [ ] que señalamos como documento número UNO, y de inscripción de nacimiento de Don [ ], como documento número DOS, remitiéndonos a efectos de prueba a los archivos del Registro Civil de este Juzgado.

 

SEGUNDO.- Don [ ], pese a la asistencia facultativa que se ha prestado, se encuentra afectado por una [determinar la enfermedad incapacitante] que le impide regir su voluntad y actos con normalidad. Han sido ya varios los incidentes que se han producido por esta causa, dado [determinar los incidentes o sucesos producidos con motivo de la enfermedad incapacitante]. Por ello, se siguió en el Juzgado de [ ] Expediente de Jurisdicción Voluntaria bajo el número [ ] al efecto de conseguir la autorización judicial necesaria para el internamiento psiquiátrico del mismo. Adjuntamos reseñados como documentos número TRES y número CUATRO los referidos informes y auto, remitiéndonos a los archivos de este Juzgado.

 

TERCERO.- Dado que su enfermedad persiste, y dado que [incluir circunstancias que se originan por la enfermedad y que motivan la solicitud de la incapacitación], solicitamos de este Juzgado su incapacitación, para lo cual adjuntamos certificado médico acreditativo de su enfermedad como documento número CINCO, fe de permanencia en el hospital psiquiátrico de [ ], como documento número SEIS, así como copia del informe del referido hospital como documento número SIETE. Igualmente fue solicitada en su momento el desglose de la documentación aportada en el procedimiento al que anteriormente hacíamos referencia (Exp. Jur. Voluntaria, número [ ]) adjuntamos el escrito ad hoc como documento número OCHO, dado la urgente y perentoria necesidad en evitación de mayores y evidentes males, aportamos nuevo certificado, ya reseñado, y nos remitimos a efectos de prueba a los archivos de este Juzgado.

 

CUARTO.- Mi representado, Don [ ], con el consentimiento de su esposa Doña [ ], inician el presente procedimiento por ser los parientes más próximos de la persona cuya incapacitación se solicita, estando domiciliados en la ciudad de [ ], calle [ ], número [ ]. El presunto incapaz reside en esta misma localidad (documento número NUEVE) en la ciudad de [ ], calle [ ], número [ ].

 

QUINTO.- [Incluir cualquier otra circunstancia relevante a efectos del procedimiento]

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

I.- La competencia para conocer del presente procedimiento corresponde al Juzgado de Primera Instancia al que me dirijo por ser el del lugar en que el presunto incapaz tiene su domicilio, por aplicación del artículo 756 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

 

II.- Son causas de incapacitación, las enfermedades o deficiencias de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse por sí misma (artículo 200 del Código Civil).

 

III.- En cuanto al procedimiento, conforme al artículo 753 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se sustanciará por los trámites del juicio verbal y las reglas especiales de los artículos 756 y siguientes.

 

IV.- Conforme al artículo 757.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, está legitimado activamente mi mandante, por ser ascendiente del presunto incapaz, no existiendo cónyuge ni descendientes del mismo; y pasivamente el demandado por ser aquél del que se pretende la declaración de incapacidad.

 

V.- El artículo 749.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en cuando a la necesaria intervención del Ministerio Fiscal.

 

VI.-[Incluir cualquier otra circunstancia relevante a efectos del procedimiento]

 

En virtud de lo expuesto, AL JUZGADO SUPLICO: Que teniendo por presentado este escrito con los documentos acompañados y sus copias, se sirva admitirlos y teniendo por comparecido y parte al suscrito Procurador en la representación que ostenta, tenga por formulada DEMANDA DE JUICIO VERBAL EN SOLICITUD DE LA INCAPACITACIÓN DE Don [ ], dé traslado de la demanda al demandado y al Ministerio Fiscal, practique las pruebas y audiencias preceptivas y, en su momento, dicte sentencia en la que estimando la demanda se declare la incapacitación total de Don [ ] tanto para el gobierno de su persona como para regir y administrar sus bienes, y se determine el régimen de tutela o guarda a que ha de quedar sometido.

 

Es justicia que pido en [ ] a [ ] de [ ] de [ ]

 

 

_________________________________

Firmado

Colegiado número [ ]

 

 

 

 

7.- Legislación, Bibliografía y Fuentes.

 

  • Código Civil

 

  • Ley 25/2010, de 29 de julio, del Libro Segundo del Código Civil de Cataluña.

 

  • Ley 41/2003, de 18 de noviembre, de protección patrimonial de las personas con discapacidad, y de modificación del Código Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la Normativa Tributaria.

 

  • Ley 1/ 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

 

  • Convención de Nueva York sobre los derechos de las personas con discapacidad, de 13 de diciembre de 2006.

 

  • BERROCAL LANZAROT, Ana Isabel. “El «apoderamiento o mandato preventivo» como medida de protección de las personas mayores”. Madrid. (2008).

 

  • BONÉ PINA, Juan Francisco. “La tutela y la curatela en el nuevo Código de Familia de Cataluña”. Actualidad Civil. Tomo 1. (2000).

 

  • CALAZA LÓPEZ, Sonia. “Los Procesos sobre la capacidad de las personas”. Madrid (2007).

 

  • COSTA, Joaquín. Derecho Consuetudinario y Economía Popular (Tomo I) “El Consejo de Familia”. Madrid. (1885).

 

  • FERNÁNDEZ LOZANO, J.L. “La representación”. Instituciones de Derecho Privado. T.I. Personas. Volumen 2., coord. José Miguel Martínez Sánchiz, Thomson Aranzadi, Madrid (2003).

 

  • IGLESIAS CANTE, I., y CANDAL JARRÍN. “Los procesos sobre capacidad de las personas”. Valencia. (2009).

 

  • LÓPEZ EBRI, Gonzalo A. “La intervención del Ministerio Fiscal en los procedimientos para la protección de las personas con discapacidad. Formularios y dictámenes.” Valencia. (2011).

 

  • PALAU BELLOCH, I. y PEDREÑO ÁVILA, G. “La intervención del Fiscal en el proceso de determinación de la capacidad de las personas”.

Leave a comment

We'd really like to know your opinion. Please ensure that your comments are relevant to this post. Try to respect the other readers of this blog, too. Off-topic, promotional, offensive or illegal comments will be edited or deleted.

 

Scope of application

This privacy policy affects any personal data of Internet users (hereinafter, "users") who visit the website https://www.fortunylegal.com/ and complete the application forms available it.

 

Basic information on Data Protection

Responsible Party: FAD Legal Boutique SLP (Fortuny Legal & Complia). + info

Purpose: Give an answer to your enquiry made on our website. + info

Legal Basis: Consent of the User. + info

Recipients: No data will be transferred to third parties, except by legal obligation. + info

Rights: You have the right to access, rectify and delete the data, as well as other rights, as explained in the additional information. + info

Additional Information: You can consult the additional and detailed information on Data Protection on our website. + info

LSSI: In accordance with the Law 34/2002 of Services of the Society of Information, I authorize you to send current news and advertising of your interest, by any means of electronic communication.

*Obligatory field
Send comment

1 comentarios en esta entrada

  • fernando sanchez robas has said in 30 de September of 2016:

    es necesario para la compra de un vehiculo a nombre de mi hijo Minusvalido para y asi beneficiarme de le reduccion del IVA e impuesto de matriculacion,etc,etc.INCAPACITARLO

Our social networks

Newsletter

Would you like to receive the latest news from Fortuny Legal? Subscribe to our Newsletter.

Send

Our social networks

The most read

  1. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  2. 2Las cláusulas "Claim Made" en el seguro de responsabilidad civil
  3. 3La aportación de pruebas al proceso: ¿corre riesgos el abogado?
  4. 4¿La resolución registral del arrendamiento evita el desahucio?
  5. 5¿Debo quedarme una vivienda si no me la entregan en plazo?

The most commented

  1. 2Las cláusulas "Claim Made" en el seguro de responsabilidad civil
  2. 2II Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance
  3. 1¿Mediar o pleitear?, ésa es la cuestión
  4. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  5. 1Networking entre abogados

Latest video

III Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance | Octubre 2018

Más de 150 profesionales del compliance se reunieron en Barcelona el pasado 18 de octubre en la III Jornada Cumplen Catalunya. 

Watch on: youtube

Categories

See more
Legal information
x

Company: FAD Legal Boutique, S.L.P.

ID: B-65851966

Address: Francesc Maciŕ 38, 12-5

Telephone: + 34 937 242 294

E-mail: info@fortunylegal.com

Valid XHTML 1.0 Transitional

 

Do you need help?

Name*:
E-mail*:
Telephone *:
Do you need help?*:
Send *Obligatory field.
[...]
Loading...

Política de cookies

Change preferences
[...]
Loading...

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Volver

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

[...]
Loading...

Información adicional Responsable

Who will be the responsible party of the treatment of your data?


Finalidad

For what purpose do we treat your data?

In Fortuny Legal & Complia we treat the data that you have provided us in order to:

  • a) Respond to the enquiry made through the Contact section on our website https://www.fortunylegal.com, apartado Contacto.
  • b) Provide help from the pop-up tab "Need help?", where we answer your enquiries as soon as possible, through the telephone or email indicated.
  • c) Register your email to receive the newsletter that we send periodically to our clients and collaborators.


 

How long will we keep your data?

Your data will be kept as long as it is necessary in order to respond to the request or enquiry made and will be kept the least time as legally possible (in case of budgets); for questions, your data will be destroyed after six months. Regarding subscribers of the newsletter, after three months of the effective cancellation of the subscription, the data contained within the mail (dissociation) will be partially deleted for statistical controls.


Legitimación

What is the legitimacy for the treatment of your data?

The legal basis for the processing of your data is your consent given at the time you voluntarily write your information on the form and accept it in the corresponding box.


Destinatarios

To which recipients will your data be communicated to?

The data of the forms will not be given to anyone, they are treated internally in Fortuny Legal. The newsletter service is managed internally, no third company intervenes. There is also no transfer of data with third countries.


Derechos

What are your rights when you provide us with your data?

Everyone has the right to know if Fortuny Legal handles or uses their data. Those interested individuals have the right to access their personal data, as well as request the correction of inaccurate data or, where appropriate, request its suspension when, among other reasons, the data is no longer necessary for the purpose for which they were delivered. The opposition right procedure is equal to the suspension right procedure. The portability and decision automation right procedures do not apply to the type of data provided as well as regarding their treatment. The exercise of the aforementioned rights can be done through two channels:

  • By postal mail, enclosing a copy of your ID or passport, addressed to FAD Legal Boutique, S.L.P. with address at Av. Francesc Maciŕ 38, 12-5 08208 Sabadell.
  • By email, to the address info@fortunylegal.com, providing the same documentation as by mail.

You are also informed of your right to file a claim with the Spanish Agency for Data Protection.


 

Accuracy of the data

The users are responsible for the veracity of their data, committing themselves not to introduce false data and to proceed to modify it if necessary.


 

Security

The Service Provider ensures absolute confidentiality and privacy of the personal data collected and, therefore, technical and organizational security measures have been taken to prevent alteration, loss, or unauthorized access and ensure its integrity and security. The Service Provider will not be responsible, in any case, for any incidents that may arise around personal data when they are derived, either from an attack or unauthorized access to systems that is impossible to detect by the measures of security implemented, either when it is due to a lack of diligence of the Users in terms of guarding and keeping their access codes or their own personal data.

CONDICIONES GENERALES DE ACCESO Y USO

[...]
Loading...

1. General Information


The owner of the website https://www.fortunylegal.com y http://www.complia.es is the company FAD Legal Boutique, S.L.P. (hereinafter Fortuny Legal/Complia). Its identification data is the following:


  • NIF: B-65851966
  • Address: Av. Francesc Maciŕ 38, 12-5
  • City: Sabadell (08208)
  • Telephone: + 34 937 242 294
  • E-mail: info@fortunylegal.com
  • Registration data: Registered in the Mercantile Registry of Barcelona, volume 43376, page 214, sub-page 427101

  • 2. Intellectual and industrial property


    The design of the web portal and its source codes, as well as the logos, trademarks and other distinctive signs that appear on it, belong to Fortuny Legal/Complia and are protected by the corresponding intellectual and industrial property rights.


    3. Purpose of the web


    The purpose of the website is to inform about the activities carried out by Fortuny Legal/Complia.


    FORTUNY LEGAL is a law firm located in Barcelona (Catalonia, Spain) and with offices in the cities of Barcelona, Madrid and Sabadell. Created in 1997 by the lawyer Miquel Fortuny Cendra, its ultimate goal is to respond to the demands of clients who require personalized attention and a quick and effective response to their problems.


    Complia is an authentic Compliance boutique, who's ultimate goal is to meet the needs of its customers with the utmost rigor and professionalism. Complia watches over the regulatory compliance and legal security of its clients, whose success is its greatest reward.


    4. Responsibility for the contents


    Fortuny Legal/Complia reserves the right to make changes to the website without prior notice, adding, modifying, correcting or eliminating the published contents or the design of the web portal in order to keep your information updated.


    Fortuny Legal/Complia makes its website available to the user, assuming solely and exclusively the liability derived from the diligence that may be required by law. Fortuny Legal/Complia will not assume any responsibility, either direct or indirect, derived from the misuse or fraudulent or illegal use made by the user of the website or its contents.


    Fortuny Legal/Complia uses all reasonable efforts and means to make the website available, although it does not guarantee the absence of interruptions or errors in access to it nor does it assume any responsibility for technical problems or failures that occur during the connection to the Internet. Fortuny Legal/Complia cannot guarantee that the transmission of information over the Internet is totally secure, as there are factors that escape its control.


    5. Applicable law


    The applicable law in case of dispute or conflict of interpretation of the terms that constitute this Legal Notice, as well as any question related to the services of this portal, will be the Spanish law.



    Last update: 07/18/2018


    [...]
    Loading...

    Cookie settings

    • Information on the use of cookies
    • Technical cookies
    • Analysis cookies
    • Advertising cookies

    Cookies are small files that are sent to and stored on the hard drive of the user's computer through his or her browser when it is connected to a website. Cookies can be used to collect and store user data during connection in order to help provide the services requested and are not usually kept (session cookies), or to keep user data for other types of future services and can be kept indefinitely (persistent cookies). Cookies can be own or from third parties.

    Technical cookies
    Active

    Enable user navigation and the use of different options or services offered by the website, such as identifying the session, allowing access to certain areas, facilitating orders, purchasing, filling in forms, registration, security, enabling functionalities (videos, social media, etc.).

    Analysis cookies
    Inactiv

    Allow anonymous analysis of the behaviour of web users, measurement of user activity and creation of browsing profiles with the aim of improving websites.

    Advertising cookies
    Inactiv

    Allow the management of advertising spaces on the website based on user behaviour and browsing habits, from where the profile is obtained, and enable the advertising displayed in the user's browser to be personalised.

    If you reject all cookies, navigation may not be of your satisfaction. Reject all Save settings Allow all