BlogBlog volver
  • 12
  • Septiembre
  • 2012

¿Mediar o pleitear?, ésa es la cuestión

Publicado por Redacción en Litigation - Derecho Procesal y Arbitraje, Derecho Mercantil y Societario - Corporate Law, Derecho Civil 1 comentarios
Mediar o pleitear, ésa es la cuestión

Ley 5/12 de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles

 

Con el objetivo de dar soluciones prácticas, efectivas y rentables a determinados conflictos entre las partes, se ha configurado la Ley 5/12, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, como una alternativa a la vía judicial e incluso arbitral.

Se pretende crear un mecanismo válido y alternativo que permita descongestionar nuestro sistema judicial.

 

La Ley 5/12, de 6 de julio se configura como la primera Ley estatal que regula las materias de mediación civil y mercantil, siempre que afecten a derechos y obligaciones que estén a disposición de las partes, siendo de aplicación incluso en los conflictos transfronterizos, en que una de las partes tenga su domicilio en España.

 

Uno de los pilares  que confronta la Ley de Mediación es la voluntariedad de las partes, respetando siempre el principio de libre disposición de que estas gozan, no permitiéndose el recurso a la mediación como manera dilatoria de la solución extrajudicial, y limitando la utilización de la información o documentación obtenida durante el proceso de mediación, en un posible procedimiento judicial posterior.

 

Este principio de libre disposición de las partes, ocasiona la pérdida del papel central de la Ley, que hasta ahora tiene nuestro sistema jurídico.

 

La importancia que esta innovadora Ley otorga a la mediación, ocasiona el reconocimiento como título ejecutivo del acuerdo de mediación alcanzado, siempre y cuando el mismo sea elevado a escritura pública. A tal fin, el Notario deberá verificar previamente el cumplimiento de los requisitos que, en su caso, puedan ser exigidos por los Convenio Internacionales en que España sea parte, así como por las correspondientes normas de la Unión de la Unión Europea. Para la ejecución derivada del acuerdo de mediación, únicamente será preceptiva la intervención de Abogado y Procurador, si la cuantía por la que se despache ejecución, es superior a 2.000 €.

 

En caso de que el acuerdo de mediación sea alcanzado, una vez iniciado ya el procedimiento judicial, las partes podrán solicitar su correspondiente homologación judicial.

 

El acuerdo de mediación, podrá versar sobre parte o la totalidad de las materias sometidas a mediación.

 

Con el fin de potenciar el proceso de mediación, se prevé incluso la posibilidad de suspensión de la prescripción o caducidad de las acciones judiciales que se pudieren interponer, con la simple solicitud de mediación, computando dicha fecha desde que conste la recepción de la solicitud por el mediador. Esta suspensión se prolongará hasta la fecha de la firma del acuerdo o, en su caso, del acta final, o hasta que se declare la terminación de la mediación. No obstante, si transcurridos 15 días naturales a contar desde la recepción de la solicitud de inicio de la mediación, no se firma el acta de sesión constitutiva, el cómputo de los plazos se reanudará nuevamente.

 

Esta novedosa Ley de mediación estatal, supone también importantes novedades en otros sectores. Así, en base a sus Disposiciones Finales Primera y Segunda, se faculta a los Colegios Profesionales y a las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación, para poder impulsar y desarrollar la mediación. Por otro lado, se establece también la modificación de diversos artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil, ente los que destacan la facultad que se otorga a los litigantes, de poder someter el asunto a mediación, e incluso la facultad del demandado para denunciar mediante declinatoria la falta de competencia internacional o jurisdicción del Tribunal que tramite el procedimiento, por haber sometido la controversia a mediación. Sin embargo, tal vez la novedad más relevante que en este sentido ha introducido la Ley 5/12, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, es la facultad otorgada a los cónyuges, para que en un procedimiento de separación, nulidad o divorcio, puedan ejercer simultáneamente al mismo, la acción de división de la cosa común, respecto a los bienes que tengan en comunidad ordinaria indivisa.

 

La Ley 5/12, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, entró en vigor el pasado 27 de julio de 2012.

Déjenos su comentario

Nos encantaría conocer su opinión. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intente también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

 

Enviar comentario
*Campo obligatorio

1 comentarios en esta entrada

  • Kira Rompao dijo el 12 de Julio de 2017:

    Muy acertada la diferencia entre mediar y pleitar..

Nuestras redes sociales

Newsletter

¿Desea recibir las últimas novedades de Fortuny Legal? Subscríbase a nuestra Newsletter.

Enviar

Nuestras redes sociales

Lo más leído

  1. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  2. 2¿La resolución registral del arrendamiento evita el desahucio?
  3. 3Las cláusulas "Claim Made" en el seguro de responsabilidad civil
  4. 4¿Debo quedarme una vivienda si no me la entregan en plazo?
  5. 5Nueva reforma de la Ley Concursal

Lo más comentado

  1. 2II Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance
  2. 1¿Mediar o pleitear?, ésa es la cuestión
  3. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  4. 1Cláusula "Rebus Sic Standibus"
  5. 1Enlaces a webs sin conocimiento ni ánimo de lucro: enlace atípico

Último vídeo

II Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance | Julio 2017

El Compliance por primera vez en el centro del debate institucional y empresarial catalán.

Ver en: youtube

Categorías

Ver más
Información legal
x

Empresa: FAD Legal Boutique, S.L.P.

NIF: B-65851966

Dirección: Av. Francesc Macià 38, 12-5

Teléfono: + 34 937 242 294

e-mail: info@fortunylegal.com

Valid XHTML 1.0 Transitional

 

Politica de privacidad

Ámbito de aplicación.- La presente política de seguridad afecta a cualquier dato de carácter personal de los usuarios de Internet (en adelante, “los Usuarios”) que visiten la página web http://www.fortunylegal.com/ (en adelante, “la Página Web”), y cumplimenten los formularios de solicitud de reserva disponibles en la misma. Los datos personales de los Usuarios serán tratados exclusivamente por los anunciantes de la Página Web de acuerdo a su propia política de seguridad. La Página Web es gestionada por FAD Legal Boutique, S.L.P. con CIF B-65851966 y domicilio social en Av. Francesc Macià 38, 12-5 (en adelante, “el Prestador del Servicio”).

Información a los Usuarios de la existencia de fichero y solicitud del consentimiento para el tratamiento automatizado de sus datos: En relación con los datos de carácter personal facilitados por los Usuarios, el Prestador del Servicio, como mero encargado del tratamiento, cumple estrictamente la normativa vigente establecida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, “LOPD”) y demás legislación que la desarrolla.

Finalidad del tratamiento: Los datos personales facilitados por los Usuarios serán tratados por los anunciantes de la Página Web con la finalidad de gestionar su petición, quedando archivados en ficheros de su responsabilidad.

Derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición: Los Usuarios que faciliten sus datos personales, podrán ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en cualquier momento, solicitándolo por correo postal a los anunciantes de la Página Web y, con carácter subsidiario, ante FAD Legal Boutique, S.L.P. con CIF B-65851966 y domicilio social en Av. Francesc Macià 38, 12-5, incluyendo, copia del DNI o NIF del titular de los datos. En este segundo caso el Prestador del Servicio se limitará a tramitar su solicitud al anunciante que corresponda, según lo establecido en el artículo 26 del Real Decreto 1702/2007.

Seguridad.- El Prestador del Servicio asegura la absoluta confidencialidad y privacidad de los datos personales recogidos y por ello se han adoptado medidas técnicas y organizativas de seguridad para evitar la alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado y garantizar así su integridad y seguridad; especialmente las previstas en el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal. El Prestador del Servicio no será responsable, en ningún caso, de las incidencias que puedan surgir en torno a los datos personales cuando se deriven bien de un ataque o acceso no autorizado a los sistemas de tal forma que sea imposible de detectar por las medidas de seguridad implantadas o bien cuando se deba a una falta de diligencia de los Usuarios en cuanto a la guardia y custodia de sus claves de acceso o de sus propios datos personales.

Veracidad de los datos.- Los Usuarios son responsables de la veracidad de sus datos, comprometiéndose a no introducir datos falsos y a proceder a la modificación de los mismos si fuera necesario.

¿Necesita ayuda?

Nombre*:
E-mail*:
Teléfono*:
¿En qué podemos ayudarle?*:
Enviar *Campo obligatorio.

Política de cookies