BlogBlog volver
  • 21
  • Abril
  • 2015

Acción de responsabilidad de los administradores: prescripción

Publicado por Carlos Mengual en Derecho Mercantil y Societario - Corporate Law comentar

El cómputo del plazo de la responsabilidad de los administradores y su prescripción ha sido tema recurrente de apelación y casación en los Tribunales de nuestro país. Sin embargo, la jurisprudencia ha sido uniforme en establecer el día inicial (“dies a quo”) a partir del cual se computan los cuatro años para ejercitar la acción de responsabilidad contra los administradores de las sociedades establecida en el artículo 949 del Código de Comercio. 

El cómputo del plazo de la responsabilidad de los administradores y su prescripción ha sido tema recurrente de apelación y casación en los Tribunales de nuestro país. Sin embargo, la jurisprudencia ha sido uniforme en establecer el día inicial (“dies a quo”) a partir del cual se computan los cuatro años para ejercitar la acción de responsabilidad contra los administradores de las sociedades establecida en el artículo 949 del Código de Comercio. 

 

En este sentido, la sentencia dictada por el Tribunal Supremo de fecha 19 de noviembre de 2013, establece a estos efectos que el cómputo de dicho plazo quedará fijado al momento del cese en el ejercicio de la administración por cualquier motivo válido para producirlo y para terceros de buena fe que lo desconozcan, se computará cuando conste inscrito en el Registro Mercantil.

 

En efecto, en el recurso de casación interpuesto por el recurrente se alegó la indebida apreciación, valoración y aplicación del instituto de la prescripción para el caso de autos”, en concreto, “vulneración del artículo 1968.2 del Código Civil y del artículo 949 del Código de Comercio y que fundamentó sucintamente, en que (i) la acción de responsabilidad del artículo 135 del Texto Refundido de Sociedades Anónimas tiene naturaleza extracontractual, por lo que el plazo de prescripción es el de un año previsto en el artículo 1968.2 del Código Civil; (ii) el día inicial del cómputo de ese plazo de prescripción es la fecha en que se produce el daño o, a lo más, cuando el agraviado conoce de la existencia del perjuicio, desde el cual se pudieron ejercitar las acciones, conforme al artículo 1969 del Código Civil; (iii) es totalmente irrelevante para el inicio del cómputo del plazo de prescripción la inscripción del cese del administrador en el Registro Mercantil; y (iv) si al afectado le nace la acción cuando conoce del daño que se le ha causado, lógico es que paralelamente a que el perjudicado le nace la acción, al administrador causante del daño le nazca la prescripción, alegando en este sentido una infracción manifiesta del principio constitucional de igualdad (artículo 14 de la Constitución).

 

Sin embargo, el Tribunal Supremo desestimó el recurso indicando que “es jurisprudencia unánime y pacífica la que aplica el régimen de prescripción previsto en el artículo 949 del Código de Comercio a todas las acciones de responsabilidad de los administradores basadas “en su actividad orgánica”. Dicho artículo 949 del Código de Comercio comporta una especialidad respecto al dies a quo (día inicial) del cómputo del referido plazo en cuatro años, que queda fijado en el momento del cese en el ejercicio de la administración por cualquier motivo válido para producirlo, si bien se retrasa la determinación del dies a quo a la constancia del cese en el Registro Mercantil cuando se trata de terceros de buena fe, con fundamento en que sólo a partir de la inscripción registral puede oponerse al tercero de buena fe el hecho del cese, dado que el legitimado para ejercitar la acción no puede a partir de ese momento negar su desconocimiento.

 

La relevancia a estos efectos de la constancia registral del cese del administrador ha sido precisada por el Tribunal en ocasiones anteriores. En concreto las sentencias número 700/2010, de 11 de noviembre, recurso número 1927/2006 y número 810/2012, de 10 de enero, recurso número 2140/2010, distinguen, por una parte, los efectos materiales o sustantivos que se siguen de la falta de inscripción del cese del administrador en el Registro Mercantil, y por otra, los efectos formales que afectan al cómputo del plazo de prescripción. 

 

Respecto a los efectos materiales o sustantivos, la falta de inscripción del cese de administrador en el Registro Mercantil no implica que siga siendo responsable frente a terceros, ni que tampoco asuma obligaciones sociales por incumplir deberes que ya no le incumben, dado que, la inscripción del cese no tiene en ningún caso carácter constitutivo.

 

Ahora bien, respecto a  los efectos formales, al objeto de saber si la acción ejercitada de responsabilidad contra el administrador está o no prescrita por el transcurso del plazo, el criterio seguido por el Tribunal Supremo ha sido que si no consta el conocimiento por parte del perjudicado del momento en que se produjo el cese efectivo del administrador, o si no llega a probarse de otro modo la mala fe del afectado, el cómputo del plazo de cuatro años que comporta la extinción por prescripción de la acción contra el administrador tiene que iniciarse desde el momento de su inscripción en el Registro Mercantil, considerando que solamente a partir de dicha inscripción puede oponerse al tercero de buena fe el hecho del cese del administrador, y por tanto, a partir de ese momento, el legitimado para ejercitar la acción de responsabilidad no puede alegar su desconocimiento.

 

Finalmente, y respecto a la infracción manifiesta del principio constitucional de igualdad, se señala que el artículo 14 de la Constitución no impone una absoluta igualdad en cuestiones tales como los plazos para el ejercicio de las acciones. En este sentido, se aclara que el legislador tiene libertad para establecer distintos plazos para las distintas acciones, de ahí que exista una gran diferencia en la duración de unos y otros (por ejemplo, entre el plazo de un año previsto en el artículo 1968 del Código Civil) y el de treinta años previsto en el artículo 1963 del mismo Código).

Déjenos su comentario

Nos encantaría conocer su opinión. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intente también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

 

Enviar comentario
*Campo obligatorio

Nuestras redes sociales

Newsletter

¿Desea recibir las últimas novedades de Fortuny Legal? Subscríbase a nuestra Newsletter.

Enviar

Nuestras redes sociales

Lo más leído

  1. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  2. 2¿La resolución registral del arrendamiento evita el desahucio?
  3. 3Las cláusulas "Claim Made" en el seguro de responsabilidad civil
  4. 4¿Debo quedarme una vivienda si no me la entregan en plazo?
  5. 5Nueva reforma de la Ley Concursal

Lo más comentado

  1. 2II Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance
  2. 1¿Mediar o pleitear?, ésa es la cuestión
  3. 1Objetivo: Incapacitación Judicial (Requisitos y Modus Operandi para la incapacitación de personas)
  4. 1Cláusula "Rebus Sic Standibus"
  5. 1Enlaces a webs sin conocimiento ni ánimo de lucro: enlace atípico

Último vídeo

II Jornada Cumplen Catalunya - Corporate Compliance | Julio 2017

El Compliance por primera vez en el centro del debate institucional y empresarial catalán.

Ver en: youtube

Categorías

Ver más
Información legal
x

Empresa: FAD Legal Boutique, S.L.P.

NIF: B-65851966

Dirección: Av. Francesc Macià 38, 12-5

Teléfono: + 34 937 242 294

e-mail: info@fortunylegal.com

Valid XHTML 1.0 Transitional

 

Politica de privacidad

Ámbito de aplicación.- La presente política de seguridad afecta a cualquier dato de carácter personal de los usuarios de Internet (en adelante, “los Usuarios”) que visiten la página web http://www.fortunylegal.com/ (en adelante, “la Página Web”), y cumplimenten los formularios de solicitud de reserva disponibles en la misma. Los datos personales de los Usuarios serán tratados exclusivamente por los anunciantes de la Página Web de acuerdo a su propia política de seguridad. La Página Web es gestionada por FAD Legal Boutique, S.L.P. con CIF B-65851966 y domicilio social en Av. Francesc Macià 38, 12-5 (en adelante, “el Prestador del Servicio”).

Información a los Usuarios de la existencia de fichero y solicitud del consentimiento para el tratamiento automatizado de sus datos: En relación con los datos de carácter personal facilitados por los Usuarios, el Prestador del Servicio, como mero encargado del tratamiento, cumple estrictamente la normativa vigente establecida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, “LOPD”) y demás legislación que la desarrolla.

Finalidad del tratamiento: Los datos personales facilitados por los Usuarios serán tratados por los anunciantes de la Página Web con la finalidad de gestionar su petición, quedando archivados en ficheros de su responsabilidad.

Derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición: Los Usuarios que faciliten sus datos personales, podrán ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en cualquier momento, solicitándolo por correo postal a los anunciantes de la Página Web y, con carácter subsidiario, ante FAD Legal Boutique, S.L.P. con CIF B-65851966 y domicilio social en Av. Francesc Macià 38, 12-5, incluyendo, copia del DNI o NIF del titular de los datos. En este segundo caso el Prestador del Servicio se limitará a tramitar su solicitud al anunciante que corresponda, según lo establecido en el artículo 26 del Real Decreto 1702/2007.

Seguridad.- El Prestador del Servicio asegura la absoluta confidencialidad y privacidad de los datos personales recogidos y por ello se han adoptado medidas técnicas y organizativas de seguridad para evitar la alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado y garantizar así su integridad y seguridad; especialmente las previstas en el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal. El Prestador del Servicio no será responsable, en ningún caso, de las incidencias que puedan surgir en torno a los datos personales cuando se deriven bien de un ataque o acceso no autorizado a los sistemas de tal forma que sea imposible de detectar por las medidas de seguridad implantadas o bien cuando se deba a una falta de diligencia de los Usuarios en cuanto a la guardia y custodia de sus claves de acceso o de sus propios datos personales.

Veracidad de los datos.- Los Usuarios son responsables de la veracidad de sus datos, comprometiéndose a no introducir datos falsos y a proceder a la modificación de los mismos si fuera necesario.

¿Necesita ayuda?

Nombre*:
E-mail*:
Teléfono*:
¿En qué podemos ayudarle?*:
Enviar *Campo obligatorio.

Política de cookies